4 claves para una correcta Higiene Oral

  • 0
  • 19 enero, 2015

Tener una higiene oral adecuada es fundamental para prevenir las caries y la patología de las encías tales como gingivitis o periodontitis.

Mucho se insiste en cepillar los dientes después de cada comida pero tal vez nunca nos han enseñado a hacerlo de una manera más efectiva. Esto es que en muchos casos no es cuestión de cepillarse más, sino mejor.

Los dentistas e higienistas dentales en Las Palmas de Gran Canaria o cualquier otra ubicación geográfica debemos instruir a nuestros pacientes en técnicas de higiene oral adecuadas, en el uso del hilo dental, enjuagues bucales y otros coadyuvantes a la higiene oral, educar en una dieta equilibrada y medidas preventivas para mantener la salud oral hasta la siguiente revisión. Unos dientes sanos no sólo dan un buen aspecto a la persona sino le hace sentirse bien, permite hablar mejor y comer apropiadamente que es importantísimo.

  • Cepillado dental: Es el método más utilizado para la eliminación de la placa bacteriana y el que más remueve. Lo ideal es cepillar los dientes después de cada comida pero la placa bacteriana se formaría a las veinticuatro horas de haberla eliminado. En la actualidad existen muchos tipos de cepillos pero en general lo ideal es usar uno convecional con cerdas medias o blandas (las duras pueden lesionar la encía y en casos de retracción causar daño irreversible en el cemento del diente). De media debemos cambiarlos cada tres meses o cuando las cerdas estén abiertas. En los niños asegurarnos que su cabezal es pequeño para llegar a todas las zonas.
    El cepillo eléctrico no confiere ninguna ventaja contrastada con respecto al manual. Está especialmente indicado en pacientes con alguna discapacidad y para motivar a los niños siempre teniendo cuidado de que no se cepillen peor pensando que el cepillo eléctrico lo hace todo.
    A pacientes portadores de ortodoncia, prótesis o con algunas condiciones particulares les recomendaremos cepillos específicos.
    La técnica más eficaz para cepillarnos los dientes se llama técnica de Bass modificada. Se inclina el pelo del cepillo hacia la encía con un ángulo de 45 grados de modo que algunos de los pelos del cepillo se metan en el surco gingival (entre el diente y la encía) y se realiza un movimiento de vaivén. Posteriormente se hace un barrido vertical hacia el diente. Vamos moviendo el cepillo hasta cepillar toda la arcada, cepillamos la parte interna de los dientes y después la arcada contraria. Hacemos un barrido a la lengua para arrastrar las bacterias. Los dientes se cepillan de la encía hacia el diente como si sacásemos los restos de alimentos del margen de la encía. Es un movimiento vertical y nunca horizontal pues favorecería la erosión del cuello del diente especialmente si está expuesto. Recomiendo llevar un orden para no dejar ninguna zona sin limpiar y nunca cepillar arriba y abajo a la vez.
    Las personas diestras suelen cepillar mejor la parte izquierda de su boca y al revés. Intentar hacer un cepillado correcto a base de una buena técnica y no de fuerza.

Higiene Oral, el cepillado dental

  • Hilo dental: Sería recomendable usarlo a diario pero si no lo tenemos metido en la rutina hacerlo por lo menos una o dos veces a la semana. Una vez lo hayamos usado un par de veces nos daremos de nuestras zonas “críticas”. Zonas donde se quedan retenidos restos de alimentos con más frecuencia. Esto suele ocurrir por un contacto interdentario incompetente, pérdida de hueso, prótesis mal adaptadas,…
    Se debe coger un trozo de hilo o seda dental de unos 30-45cm, dejando 2-3 cm para trabajar. Igualmente llevando un orden, vamos pasando el hilo entre todas la piezas dentarias presentes en nuestra boca siguiendo la curvatura entre ellas. Si el contacto que hacen dos dientes entre sí es muy fuerte hacemos un movimiento de cizallamiento de fuera a dentro hasta salvar este contacto. Metemos el hilo hacia la encía de un diente y después otra. Sacamos el hilo. Simplemente tirar hacia fuera. Enrollamos 2-3 cm de hilo en uno de nuestros dedos de manera que volvamos a introducir hilo limpio en la siguiente zona.El Hilo dental sería recomendable usarlo a diario
  • Enjuague bucal: una ayuda química por si con el arrastre mecánico del cepillado no hemos eliminado toda la placa bacteriana.
    Hay enjuagues de uso diario con alto contenido en flúor especialmente recomendados para niños y pacientes en tratamiento con ortodoncia fija. Otros enjuagues específicos están indicados para pacientes con gingivitis (inflamación de las encías), sensibilidad dental, halitosis, hiposialia (disminución de la secreción salival)… que serán prescritos a los pacientes tras una valoración de su estado de salud oral.
  • Cepillos interdentales: los recomendamos para limpiar espacios grandes entre dientes ej pacientes periodontales. Sólo utilizarlos si entran holgadamente sin tener que ejercer presión para evitar lesionar la papila (triángulo de encía entre los dientes).

Irrigadores bucales: emiten agua a presión por lo que sirven para limpiar especialmente zonas que están ferulizadas. Zonas con prótesis fijas (puentes, prótesis sobre implantes…). En el recipiente para el agua podemos añadir el enjuague bucal.

Cuando el paciente acude a su revisión periódica en Las Palmas de Gran Canaria  le indicaremos como mantener una higiene oral óptima y preservar la salud de su boca.

Deja un comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR